10 consejos para ser mejor portero

Ser portero no es una tarea sencilla y en general no vale solo con ‘talento natural’, buenas condiciones físicas o rapidez de ejecución, sino que se necesita un profundo conocimiento del juego y sobre todo cómo saber utilizar las herramientas de las que disponemos

Oliver_Kahn_of_Munich,_September_2,_2008

2 Septiembre de 2008: Vuelta de honor en el partido celebrado en honor a Kahm entre el FCB y la selección nacional de Alemania (Photo by Tsutomu Takasu)

Tras el éxito del artículo “11 consejos para el portero principiante de fútbol base” (que puedes leer aquí) donde dábamos algunas pautas para esos porteros que están comenzando y que mejoraran lo antes posible, ahora vamos a dar unos consejos para un portero con ciertos conocimiento y experiencia para que pueda experimentar una clara mejoría o al menos sepa de las herramientas que dispone para mejorar.

Así que vamos a enumerar 10 puntos que debemos tener en cuenta para ir por el camino correcto:

1.- Las mejoras vienen en los entrenamientos

Por desgracia no todos los clubes tienen capacidad para contar con un entrenador de porteros para sus equipos, por lo que estos porteros ven limitado su aprendizaje a los partidos y a los partidillos de entrenamiento, pero no tienen la opción de mejorar sus acciones técnicas con la repetición constante que se usa en los entrenamientos. Por tanto, en esas situaciones debemos ser proactivos y ser nuestros propios entrenadores de porteros.

Normalmente, los equipos suelen entrenar de dos en dos, estando uno en cada mitad del campo, por lo que podría ser una buena idea hacer un grupo con todos los porteros que haya en ese momento en el campo y ejecutar el entrenamiento previamente diseñado en casa. Un entrenamiento con solo dos porteros puede ser demasiado duro, y al ser nuestras acciones muy explosivas, necesitamos descanso entre cada repetición para no entrar en fatiga. Pero, ¿cómo se hace un entrenamiento de porteros? Pues fácil! En este artículo explicamos cómo diseñarlo. Tan sólo necesitas saber qué quieres entrenar,el número de porteros que estaréis, un poco de imaginación y si no, google os podrá ayudar, pero es muy importante que sigáis una progresión y una lógica. Es decir, si queréis mejorar en el juego aéreo, no podéis estar 1 hora lanzando centros al área desde el primer entrenamiento. Primero, debéis mejorar la técnica de manos para atrapar la pelota, luego debéis mejorar la posición en portería, la toma de decisiones (cuándo salir y cuándo no), y al final, meter una situación más o menos real, pero eso no se consigue en un entrenamiento, sino que podéis diseñar vuestro ciclo de 4-6 entrenamientos que a buen seguro os serán más útiles

Si quieres echar un vistazo a anteriores artículos sobre ciertos gestos técnicos, tenemos sobre el juego aéreo, el mano a mano o cómo blocar una pelota.

2.- Mejora físicamente

Incluye en tu plan de entrenamientos una buena pretemporada y aprovecha la primera parte del entrenamiento para mejorar tu físico.

A diferencia de los jugadores de campo, nuestra preparación física no debe ir encaminada a desarrollar una actividad de intensidad elevada durante 90 minutos, sino de realizar unas cuantas acciones a máxima intensidad durante el partido. Además, debemos trabajar más el tren superior que un jugador de campo dado que lo necesitaremos más que ellos (aunque se cae en el grave error de pensar que los jugadores de campo no deben ejercitar su tren superior, lo cual crea descompensación y puede acarrear, entre otras cosas, la famosa y difícil de tratar pubalgia).

Por ello es bueno tener una sesión de entrenamiento de entre 4 y 6 porteros, ya que entre repetición y repetición tendremos tiempo para descansar y asegurarnos de que la fatiga no nos hace disminuir la intensidad del ejercicio. Pero si solo hay 1 o 2 porteros no es ningún problema; simplemente deberemos planificar también los tiempos de descanso.

Los porteros de clubes con más medios tienen a su disposición un gimnasio donde pueden hacer sesiones de potenciación que tal vez tú no tengas, así que utiliza tus propios recursos. Las flexiones nos ayudan a fortalecer nuestro tren superior, pero ¿no es muy aburrido? Utiliza el balón! Haz un ejercicio donde tengas que levantarte repetidas veces y conseguirás además de fortalecerte, no aburrirte y practicar técnica de parada.

3.- Mejora tácticamente

A mí me gusta seguir una cierta progresión en la planificación del entrenamiento y en en entrenamiento en sí. Es decir, si planteo 3 semanas de trabajo de una habilidad, las primeras sesiones serán en su mayoría sesiones de trabajo de técnica y a medida que afianzamos la técnica y avanzamos en el ciclo de entrenamientos, incluimos situaciones más o menos reales. Eso es precisamente la preparación táctica. Por lo tanto, te recomiendo en primer lugar trabajes tu técnica para sentirte seguro y estar seguro que a la hora de intervenir, lo haces utilizando la herramienta adecuada. Cuando sepas utilizar tu potencial, aprende a aplicarlo en situaciones reales.

Por ejemplo, el mano a mano. Primero puedes aprender a salir, la posición en la que debes afrontar la acción, si hay que atacar la pelota o permanecer en el sitio… y cuando estés seguro de que tu gesto técnico será bueno, practicad situaciones en donde tengas que tomar una decisión en función de la dirección de la carrera del rival, la distancia, si el balón está bajo su control o está en un punto donde puedas atraparlo antes que él…

4.- Mejora tu concentración

Algo que algunos porteros desconocen es que la concentración también se entrena. Un portero muy metido en el partido es capaz de tomar decisiones en menor tiempo. La clave está en anticiparnos (si es posible) a la acción. Si ves que un rival va a colgar la pelota al área puedes volcar tu peso hacia adelante y tal vez dar un paso (aunque no demasiado para no exponer la portería). Si sospechas que tu defensa está muy adelantada y hay posibilidad de recibir un pase a su espalda, puedes adelantar tu posición y tensionarte para comenzar una carrera rápida e interceptar el balón antes de que llegue al delantero rival.150213michel

¿Y cómo entrenar esto?

En primer lugar, mantén la concentración al máximo durante el entrenamiento tanto como sea posible. No seas un portero conformista y no te conformes con hacer un ejercicio. Piensa qué has hecho bien y qué podrías mejorar después de cada acción. Inmediatamente después de cada error en el entrenamiento, ni te olvides hasta la siguiente acción ni te martirices o lamentes por el fallo; piensa qué has hecho y qué debes hacer cuando vuelva a ser tu turno para corregir ese error. De esta forma te acostumbrarás a utilizar tu mente también durante el partido.

Otros trucos que funcionan son mantenerte en constante movimiento y hablar mucho durante el partido. Hay veces que no tocamos una pelota en muchos minutos y podemos irnos del partido, por lo que podemos movernos para volver al partido (lo explicaremos en el siguiente punto). También podemos (y debemos) ser muy participativos y  estar siempre atentos a todo lo que pasa en el partido lo que hará que aumente tu concentración

5.- Mantente siempre preparado en el partido

En ocasiones nuestro equipo domina el partido y el juego se desarrolla en campo rival, lo que hace que no tengamos trabajos y perdamos temperatura muscular, por lo que todo el trabajo del calentamiento no sirve para nada. Con eso nos arriesgamos a no ser lo suficientemente explosivos o flexibles cuando tengamos que intervenir y eso puede significar la diferencia entre un gol o una parada. Por tanto, mantente siempre preparado moviendote constantemente y realizando cortas acciones explosivas.

6.- Haz un buen calentamiento antes del partido

Para afrontar el partido con garantías, debes hacer un calentamiento acorde a la actividad que vas a realizar. Te proponemos comenzar con carrera continua para ir aumentando tu frecuencia cardíaca  e ir “entrando en calor”. Tras unos minutos introduce movilidad articular durante la carrera (por ejemplo empezando por los tobillos e ir trabajando el resto de articulaciones hasta los hombros y cuello) y una vez tu cuerpo esté a tono, comienza a trabajar con balón. Recibe balones frontales con blocajes sencillos para ir complicando el calentamiento con trabajo de suelo y finalizar con disparos a portería. También es bueno que golpees desde puerta para coger tacto con la pelota y prepararte para un movimiento tan explosivo, y tras eso puedes recibir balones colgados desde los laterales.

Realiza un último movimiento de alta intensidad antes de volver a vestuarios para llegar al máximo al partido y tras saludar al contrario, cuando vas a la que será tu portería durante el primer o el segundo tiempo, haz alguna rutina también muy intensa para volver a estar listo para el partido

7.- Sé un líder

En contra de lo que se pueda pensar, el líder no es quien más habla, sino el que aporta más con menos palabras. Un portero comunicativo puede ser un líder dentro del campo, ya que vemos todo el juego desde nuestra posición, así que no seas tímido ni callado. Corrige a tus compañeros (pero no los critiques) y sobre todo, anímalos como te gustaría que hicieran contigo. Ese sentimiento de confianza después de unas palabras de apoyo de un compañero te harán ser mejor y más respetado por tus compañeros.

8.- Sé valiente

La valentía es una cualidad muy personal de cada portero que tiene más que ver por la propia personalidad del mismo que por sus habilidades, pero también se puede entrenar. Si dominamos los gestos técnicos nos darán más confianza, lo que nos hará ser más valiente. Ya ves que es todo un círculo que comienza con el entrenamiento para mejorar, lo que te repercute en tu forma física, que te repercute a su vez en tu velocidad de ejecución, lo que te da más seguridad para tomar más riesgos y poder ser más agresivo. claudio_185157Además, las dudas que vienen de esas cosas que no dominamos (por ejemplo a muchos les cuesta ser igual de buenos con su lado izquierdo que con el derecho), funcionan como una mochila a la que se le va añadiendo peso. A más dudas, más peso transportamos y más difícil será movernos y tomar riesgos, así que trabaja duro entre semana y en el partido te sentirás tan lleno de confianza que irás a por cada balón con todas tus fuerzas.

9.- Actúa inteligentemente: conoce el juego

Youtube está lleno de fallos groseros de porteros, pero es más difícil encontrar actuaciones buenas de esos mismos porteros. Es decir, por desgracia a nosotros nos penalizan más los errores que a un extremo que falla un pase de 5 metros o pase de la muerte. Por eso debemos ser inteligentes a la hora de medir los riesgos de hemos de tomar. Para tenerlo claro, como nosotros somos la última salvaguarda de nuestra portería, no hemos de tomar ningún riesgo. Los regates al delantero que vienen a presionar quedan muy bien para arrancar aplausos de la grada (tras algún grito ahogado de susto), pero los beneficios son nulos comparados con los efectos que tendríamos si falláramos.

No tomes nunca más riesgos de los que estás capacitado para tomar; si tienes dudas sobre tu juego aéreo, no te aventures a la más mínima para despejar un balón colgado que no estás 100% seguro que es tuyo. Intenta utilizar los blocajes más seguros para atrapar balones siempre que sea posible para no dar segundas opciones. El atacante te muestra que te va a colocar el balón con el interior al palo largo y su tiro no sale muy esquinado. Es el balón con el que estabas soñando; podrás lucirte y arrancar unos aplausos de la grada y tal vez ganarte la confianza del entrenador.  Las palomitas son muy bonitas pero ese balón tan fácil que has salvado aguantando hasta el último momento y saltando elegantemente para despejarlo podría tal vez haber sido tuyo si te hubieras desplazado y lo hubieras cogido fácilmente. Los grandes porteros de la historia como Zoff, Buffon o Kahn destacaban por su sobriedad (y su talento técnico, claro está).

10.- Utiliza unos guantes de acuerdo a tus necesidades (y a tu presupuesto).

En este sentido, necesitamos que nuestros guantes, tal vez la equipación más importante para un portero, sean de acuerdo a nuestro estilo. En este blog hemos descrito cuáles son los distintos cortes disponibles en el mercado (ver aquí) y los parámetros que definen un guante (en este otro artículo) donde hablamos de palmas, dorsos, durabilidad… Incluso

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “10 consejos para ser mejor portero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s